El Ruido mental

Uno de los motivos de desgaste emocional es el ruido mental. Podríamos estar de cuerpo presente en una reunión y nuestra mente viajar a muchos kilómetros de distancia analizando una preocupación personal. También podríamos estar jugando con nuestros hijos de manera distraída dándole vuelta un problema del trabajo.
El ruido mental no nos permite vivir el presente y nos estresa de manera silenciosa consumiendo nuestra energía y atención.
El ruido mental crece al no sacar afuera nuestras preocupaciones, ansiedades o temas pendientes. Una buena herramienta para combatir este problema es el barrido mental.

Barrido mental

Una de las estrategias mas efectivas para terminar con el estrés del ruido y acrecentar la sensación de control es el barrido mental. Esta es una práctica que consiste en escribir en un papel todas las ideas, cosas y preocupaciones que se vienen a la mente. Tal como señala David Sánchez se trata de identificar las cosas que llaman tu atención, sin pensar ni decidir sobre ellas.

Disparadores mentales

Para esto, después del ejercicio espontáneo de escribir nuestros pensamientos, ayuda mucho tener una lista de recordatorios de cosas que pueden llamar nuestra atención, pero que en este momento no las tenemos a la vista. Se trata de contar con una lista con disparadores mentales que incluya proyectos, actividades a realizar en diversas áreas de responsabilidad tales como trabajo, familia, finanzas, vacaciones, salud, deportes, espiritualidad, por nombrar algunas. David Allen en su libro Haz que Funcione en el apéndice tiene una gran lista de desencadenantes incompletos para el ámbito profesional y personal. Por su parte  Francisco Saéz nos comparte esta lista para el barrido mental.   Si no conoces la técnica te recomiendo hacer un chequeo con la lista que publica.

Beneficios

Una vez que practicas el barrido mental y logras instalarlo de una manera rutinaria percibirás  los siguientes beneficios:

  1. Sensación de control, tanto sobre los asuntos personales como laborales.
  2. Liberación de energía mental para diversas iniciativas.
  3. Mejor organización personal y laboral
  4. Mayor proactividad en diversas acciones y proyectos.

Resumiendo, el ruido mental es un fenómeno qué va desgastando nuestra energía emocional sin permitirnos claridad o resolución.

Una de las mejores formas de acabar con esto es practicando el barrido mental que permite internalizar todas las preocupaciones o cosas pendientes.

Practicar el barrido mental es el primer paso para construir un sistema de organización personal efectivo y  libre de estrés.